Nuestros artículos de opinión

  • 10.10.2017 The absurd law of the best armed
    Our member Mariel Cortez writes about the biggest problem in the USA: The weak regulation of firearms, considering that the number of deaths caused by shootings already exceeds the death toll from all their external armed conflicts together.    The absurd law of the best armed   The tragedy in Las Vegas should not just be a part of the United States’ statistics, where the number of victims by shootings accounts for millions. Instead, it should serve to change its laws and try to stop that homicidal fever that overpasses already the death toll from all the wars they have ever participated in.    The legal amendments, from which a heated debate has started due to the events from last week, do not even need to go as far as to obliterate the Second Amendment. This means that, Americans could continue to purchase guns but not insidiously.    In a half a minute video that circulates in social media platforms you can notice how absurd it is that Jack, a thirteen year old American, is not allowed to drive a car in Virginia, buy beer, cigarettes, scratch-offs nor magazines with sensitive content, but instead he can acquire a weapon with no mayor problems.    And multiple examples could be mentioned. But the fact remains that our neighbors to the North’s ease to accumulate dozens of those things which dictionaries define as “instruments or devices used in attack or defense”, - from handguns to machine guns like the one used by Las Vegas’ shooter -, have provoked in minutes hundreds of deaths and injured.    In theory, the much vaunted Second Amendment to the Constitution of the United States was created for the second scenario, for defense. But that scenario has clearly been overrun by the million and a half death toll, considering only the shootings where the number of victims exceeds three.    For Mexico, the legal amendment which would prohibit the pernicious sale of arms and weapons would be excellent news. Because even thought they are not official figures, the estimated amounts of weapons coming from the northern border explain to a large extend the levels of violence in our territory. In these terms, this should be one of the topics to revise in NAFTA's current negotiations. Better laws make better neighbours. 
    Ver más
  • 07.09.2017 La comercialización inmobiliaria, un territorio sin ley
    Acerca del boom inmobiliario que se vive en Puebla y de los riesgos que significa la falta de una ley que regule la comercialización, nos habla el Lic. Manuel Senderos, quien urge a las autoridades a combatir la improvisación y las malas prácticas que provocan pérdidas millonarias a vendedores y compradores.    La comercialización inmobiliaria, un territorio sin ley   Considerada desde hace varios años como la segunda fortaleza económica del país, la actividad inmobiliaria enfrenta una amenaza creciente derivada de la ausencia de regulaciones que en otras naciones son práctica normal para generar certidumbre, confianza y transparencia en infinidad de operaciones que implican no solamente cuantiosos recursos sino una cadena productiva de enorme importancia para el empleo y las inversiones. En el caso de México, y particularmente en Puebla, podemos observar claramente este fenómeno con el desarrollo acelerado de proyectos inmobiliarios que han multiplicado en breve tiempo los espacios comerciales y de vivienda principalmente en los municipios metropolitanos, lo que ha despertado el interés de muchísimas personas que sin poseer los conocimientos ni la preparación indispensables intentan obtener algún beneficio como gestores, intermediarios o, de plano, “coyotes”. Así, sin una reglamentación oficial que por una parte apoye a reducir la burocracia en la apertura de empresas inmobiliarias serias y, por la otra, impida la comisión de fraudes y perjuicios por parte de esos gestores improvisados, se corre el riesgo inminente de dañar una actividad fundamental para la economía y, en especial, para el patrimonio de inversionistas y de las familias. Ante la falta de esa ley, cualquier persona que en determinado momento conoce del interés de vender o adquirir un terreno, una casa o algún otro bien inmobiliario se convierte de la noche a la mañana en promotor de negocios que invariablemente terminan mal. Es decir, la búsqueda de dinero fácil mediante “comisiones” está propiciando un círculo vicioso que incrementa la carga de trabajo de los juzgados, provocando de paso la desconfianza de vendedores y compradores de buena fe. Y es que a pesar de que en las demandas judiciales aparece el mismo patrón de conducta por parte de “coyotes” que operan ignorando cuestiones tan elementales como el estado real de la propiedad o su situación legal tanto en el aspecto de su registro público así como de la existencia o no de obligaciones jurídicas que impidan su comercialización, resulta asombroso que no se le haya puesto remedio inmediato a esta práctica que se traduce en fraudes millonarios. A diferencia de lo que ocurre en diversos ámbitos profesionales, en los que para prestar un servicio se debe contar con certificaciones académicas y profesionales, en el corretaje inmobiliario impera, en el mejor de los casos, la improvisación que deteriora seriamente el mercado e impide un crecimiento sostenido que en otros países –como ya se ha señalado- trae innumerables ventajas tanto económicas como sociales. Para atender ese panorama adverso, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios trabaja en estandarizar el sector proponiendo a los Congresos federal y estatales un proyecto de ley que exija a todo aquel que quiera comercializar y llamarse asesor inmobiliario una certificación que acredite su experiencia y compromiso, como se les requiere por ejemplo, a los médicos o ingenieros en sus respectivas profesiones. Asimismo, se busca adoptar una bolsa inmobiliaria semejante al famoso MLS (Multiple Listing Service) de Estados Unidos y que le ha dado resultados sumamente positivos a la NAR (National Association of Realtors) durante décadas. Ojalá que estos esfuerzos de la AMPI sean atendidos -con la urgencia que la situación amerita- por los legisladores y autoridades competentes de nuestro país y de nuestro estado para desterrar de una vez por todas la perniciosa figura del “coyotaje inmobiliario”.
    Ver más
  • 03.08.2017 El Derecho Internacional, en alerta roja
    La licenciada Mariel Cortez aborda en este artículo un tema de creciente importancia: la conducta de cuatro países que están planteando varios retos al orden jurídico internacional, que van más allá de sus implicaciones legales, debido a las consecuencias éticas y morales que su ejemplo puede generar.     El Derecho Internacional, en alerta roja   Por distintas razones, cuatro países constituyen hoy en día auténticos desafíos para la comunidad mundial y el derecho internacional: Estados Unidos, Venezuela, Rusia y Corea del Norte. Así, pese a las diferencias que saltan a la vista entre esas naciones de los continentes americano y asiático, destaca una similitud preocupante: la presencia de liderazgos políticos que actúan al margen de las normas modernas de convivencia y de las instituciones que las representan.     Sin apenas dar tregua, los presidentes Trump, Maduro, Putin y Kim Jong-un mantienen en vilo al mundo con sus decisiones intempestivas, prácticamente monopolizando la atención de los medios y del resto de los líderes mundiales, afectando de una u otra manera la economía, el desarrollo y las finanzas de los países que gobiernan.     En ese marco, llama poderosamente la atención la aparente inactividad de los organismos internacionales creados en su mayoría al término de la Segunda Guerra Mundial con el propósito –ahora en riesgo- de generar certidumbre y confianza mediante la aplicación del derecho internacional en diversas materias, lo que durante décadas permitió tener uno de los periodos más prolongados de respeto y seguridad en los planos jurídico, ambiental y comercial, para citar apenas tres áreas.     Y no es que hayan escaseado las advertencias que parten de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el aspecto político y de observancia de los derechos humanos, como de los organismos que regulan en el planeta las relaciones comerciales y el cuidado del equilibrio ecológico. El problema es que tanto los EEUU como Rusia, Corea del Norte y Venezuela han hecho oídos sordos.     Por el contrario, pareciera que los actuales presidentes se afanan en ir contracorriente, desoyendo los llamados a la prudencia y al respeto del derecho internacional que provienen principalmente de Francia y Alemania, en Europa, y de China y Japón, en Asia, cuyos dirigentes han llenado -al menos mediáticamente- el vacío generado tanto por los Estados Unidos como por Rusia.      Por el momento es difícil hacer pronósticos. Sin embargo, es deseable que la opinión pública se mantenga informada y al mismo tiempo que incremente su participación a través de los distintos canales de expresión que la tecnología nos permite. Mantengamos la confianza que el clamor mundial sea escuchado y atendido para impedir males mayores.  
    Ver más
  • 06.07.2017 Mes del Abogado
    De las razones para ser abogado nos habla el licenciado RobertoHernández, en una colaboración que sin duda resultará estimulante para quienes quieren entender una actividad fundamental en nuestra sociedad. El decálogo que tuvo el tino de elegir es, además, una guía de vida para todos.   Mes del Abogado   “Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por elcontrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.”Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.   La abogacía en su esencia no la podríamos definir como una simple profesión o un oficio, pues esta interviene más allá de una simple aplicación de la Ley. De hecho, es una de las actividades que tiene mayor impacto en nuestra sociedad, ya que su máxima expresión es alcanzar la justicia y el biencomún. Ser abogado, no es una tarea sencilla, porque en muchas ocasiones no existen horarios. Es una noble profesión en donde los éxitos laborales y emocionales son gratificantes pero siempre van acompañados de mucho sacrificio y esfuerzo. El abogado no solo debe tener un hambre de conocimientos y luchar por ser siempre el mejor día con día independientemente en el ámbito en que se desempeñe, sino también debe poseer un sentimiento humano tan grande que le permita absorber ese conocimiento en forma productiva y fructuosa, como producto del estudio y aprendizaje continuos, ya que el derecho es renovable, cambiante y va evolucionando conforme la sociedad lo hace.   La vida del abogado siempre estará llena de tentaciones, es en esos momentos cuando debe imperar su voluntad de ser una persona recta y no anteponer los intereses personales a los de su defendido, ya que es éste último el que deposita toda su confianza, por lo que es preciso que el abogado goce de un carácter y fortaleza envidiables junto a una actitud de mando y no de sometimiento a ninguna causa injusta, donde su actuar debe ser coherente y la búsqueda por el bien, la verdad y la justicia sean su principal tarea. No quisiera terminar sin pasar en alto el decálogo del gran jurista uruguayo Eduardo J. Couture mejor conocido como “Los mandamientos del Abogado”, que más que unos mandatos es una guía y un recordatorio para nuestro quehacer cotidiano. Los reproduzco íntegramente esperando que causen el mismo impacto como el que me causaron a mí la primera vez que los leí en la Universidad y que ahora trato de cumplirlos cabalmente:   1. ESTUDIA: El derecho se transforma constantemente. Si no sigues sus pasos, serás cada día un poco menos abogado. 2. PIENSA: El derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando. 3. TRABAJA: La abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia. 4. LUCHA: Tu deber es luchar por el derecho; pero el día que encuentres en conflicto el derecho con la justicia, lucha por la justicia.   5. SÉ LEAL: Leal para con tu cliente, al que no debes abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal para con el adversario, aun cuando él sea desleal contigo. Leal para con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú le dices; y que, en cuanto al derecho, alguna que otra vez, debe confiar en el que tú le invocas. 6. TOLERA: Tolera la verdad ajena en la misma medida en que quieres que sea tolerada la tuya. 7. TEN PACIENCIA: El tiempo se venga de las cosas que se hacen sin su colaboración. 8. TEN FE: Ten fe en el derecho, como el mejor instrumento para la convivencia humana; en la justicia, como destino normal del derecho; en la paz, como sustituto bondadoso de la justicia; y sobre todo, ten fe en la libertad, sin la cual no hay derecho, ni justicia, ni paz. 9. OLVIDA: La abogacía es una lucha de pasiones. Si en cada batalla fueras cargando tu alma de rencor, llegará un día en que la vida será imposible para ti. Concluido el combate, olvida tan pronto tu victoria como tu derrota. 10. AMA A TU PROFESIÓN: Trata de considerar la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado. Finalmente, creo que esta guía nos puede inspirar ya que si analizamos detenidamente cada uno de estos "mandatos" podremos encontrar una gran sabiduría y sensibilidad en cada uno de ellos. Me quedo con el décimo mandamiento de amar nuestra profesión, pues cada quien abraza la abogacíade manera distinta, solamente no olvidemos que nuestra misión es esa noble causa de ser abogados de las causas justas y dar voz a aquellos que no la tienen.
    Ver más
  • 09.06.2017 Impunidad en la impartición de justicia en México.
    sdsd<cxz La licenciada Nayibe Sacre nos plantea la enorme brecha que existe en México entre la ley y la aplicación de la justicia que, de no resolverse de inmediato, podría agravar el ya de por sí preocupante clima de violencia e impunidad que prevalece en el país.   Impunidad en la impartición de justicia en México.   "Donde hay poca justicia es un peligro tener la razón" Francisco de Quevedo En los últimos años, nuestro marco jurídico experimentó cambios trascendentales en materia de derechos humanos, como lo fue la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de junio de 2011, en la que nuestro país reconoció que toda persona goza de los derechos y mecanismos de garantía reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los tratados internacionales.   En ese sentido, es que podemos afirmar que como país dimos un paso muy importante, sin embargo, nuestra realidad es otra. En el día a día los ciudadanos nos enfrentamos al cáncer de todo país: “la corrupción”; esta práctica que no solo se limita a las instituciones gubernamentales, clase política o servidores públicos, sino a la sociedad en general. Por lo que ninguna estrategia de seguridad pública y combate al crimen organizado funcionará, debido a que la línea que debemos seguir respecto a la prevención del delito, la procuración de la justicia y la impartición de la misma, se encuentra quebrantada, lo que impide una consolidación de la democracia y la construcción de un verdadero Estado de derecho.   Ahora bien, desde mi punto de vista, el principal problema radica en la falta de capacitación, ineficiencia e ineficacia por parte de nuestras autoridades a la hora de impartir justicia, situación que produce una total falta de confianza y credibilidad por parte de los ciudadanos, quienes a su vez terminan denunciando sólo 7 de cada 100 delitos.   En ese orden de ideas, considero que mientras no existan los mecanismos adecuados, transparentes y políticas públicas efectivas, coherentes y coordinadas para sancionar a los servidores públicos encargados de administrar e impartir la justicia, seguiremos viviendo en un país donde menos del 1% de los delitos son sancionados, en donde la impartición de justicia no es pronta, completa ni gratuita y que seguramente en un futuro los ciudadanos regresemos a la tan famosa justicia divina mejor conocida como “ojo por ojo, diente por diente”.  
    Ver más
  • 11.05.2017 La importancia de aprender, no de aprehender.
    La licenciada Mariel Cortez plantea la necesidad de realizar cambios profundos al sistema educativo nacional, para incentivar el pensamiento crítico que nos conduzca a un debate público fincado en argumentos racionales.   La importancia de aprender, no de aprehender.   Artículo 2 Alguna vez leí una frase que, lejos de perder sentido, lo ha ganado con el tiempo: “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Y aplica, por supuesto, lo mismo para individuos que para sociedades enteras.   De entrada, conocer no significa capturar fechas y personajes de nuestro pasado, para repetirlos ante cualquier circunstancia. Se trata de aprender, no de aprehender. Y esa es una de las más graves limitaciones del sistema educativo nacional, en el que se coloca a la memoria por encima del razonamiento, del juicio crítico. Conocer no es repetir lo que está escrito o lo que otros dicen. Conocer es dudar, conocer significa pensar, conocer implica reflexionar acerca de los hechos que los especialistas han considerado trascendentes.   Por ello es indispensable modificar de raíz los sistemas de enseñanza. Para alentar en los estudiantes la curiosidad y el deseo de aprender a aprender, de aprender a pensar, de someter a examen los acontecimientos que, en el caso de nuestro país, nos han llevado a la situación actual.   En ese sentido, es urgente enfocar el esfuerzo educativo en la formación de mexicanos auténticamente críticos, que conozcan la importancia que tiene formular las preguntas correctas para enfrentar cualquier situación adversa. Si dispusiera de una hora, decía Albert Einstein, dedicaría 55 minutos a encontrar la pregunta apropiada y una vez la supiera, cinco minutos a resolver el problema.   En otras palabras, como sociedad debemos hacer un esfuerzo sostenido para mantener viva esa cualidad que los niños aplican desde que desarrollan su lenguaje, preguntando incansablemente el porqué de cada cosa que se les va presentando. Porque en una sociedad tan dinámica como la que tenemos –en la que aún los expertos tienen que seguir aprendiendo durante todas las etapas de su vida- no existe razón válida para dejar de fomentar esa curiosidad intelectual. Ni la escuela ni la familia ni la sociedad debieran reprimir esa cualidad innata del ser humano.   Hoy, por ejemplo, que todo mundo habla de las elecciones del próximo año, son escasos los esfuerzos de los partidos y de los medios por analizar las propuestas que estarán supuestamente en la competencia. Para no ir muy lejos, una mirada a lo que pasa ahora mismo en Venezuela es obligado para ejercitar una parte crucial del proceso: comparar.   En resumen, estoy convencida que no existe mejor capital social que una educación crítica para superar cualquier situación que se nos presente.        
    Ver más