El acoso laboral, una realidad inaceptable

Fecha: 12/12/2017
Escrito por: Lic. Nayibe Sacre

La licenciada Nayibe Sacre nos expone atinadamente una de las situaciones más graves que enfrentan los trabajadores, principalmente las mujeres. Con argumentos contundentes, llama a generar una cultura de combate en todos los frentes, para conseguir, entre todos, que el ambiente laboral sea un ambiente de respeto, seguridad y confianza. Hagámoslo posible.

 

El acoso laboral, una realidad inaceptable

 

El lugar de trabajo representa uno de los lugares más importantes de nuestra vida, como consecuencia de ello, se debe procurar tener un ambiente de respeto y agradable entre los compañeros de trabajo.

Una de cada tres mujeres en el país padece violencia psicológica dentro de su trabajo, de acuerdo con cifras del Colegio Jurista. Al día de hoy, me surgen dos preguntas ¿cuántos de nosotros hemos sufrido algún tipo de mobbing o acoso laboral? y ¿cuántos de nosotros hemos hecho algo para detenerlo?. En mi experiencia, me he encontrado con estos supuestos; i) personas que no se dan cuenta que se trata de mobbing o acoso laboral y ii) personas que lo saben, pero por ciertas circunstancias se ven obligadas a continuar en la empresa.

 

Es por eso que por medio de este artículo les comparto algunas de las causas, consecuencias y recomendaciones en relación al “mobbing y/o acoso laboral”; en nuestro país no es un tema nuevo, sin embargo con la reforma constitucional llevada a cabo en 2011 referente al reconocimiento de los derechos humanos y la incorporación del principio “pro-homine” apenas están surgiendo iniciativas de reforma a la Ley Federal del Trabajo para crear los espacios y poder denunciar e imponer las sanciones para este tipo de maltrato.

Derivado de lo anterior, comenzaré con la definición de “mobbing” que lo podemos definir como “ una forma de violencia psicológica constituida por acciones negativas reiteradas y sostenidas de hostigamiento ejercidas sobre un trabajador por parte de un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato que perduran por un tiempo determinado y atentan contra la dignidad; Ataque sistemático reiterado contra la autoestima de una persona en el trabajo para hacerla sentir excluida, maltratada o subvalorada, alterando su derecho al trabajo.”. De lo citado, podemos advertir que esta forma de maltrato, nunca se verá reflejado como un daño físico, sino que es un daño psicológico que conforme transcurre el tiempo va en detrimento.


Veamos, este maltrato resulta ser de naturaleza injustificada y se manifiesta de forma consecuente y periódica durante un plazo extenso a través de actos negativos y hostiles por parte de los compañeros de trabajo o incluso del patrón, dentro de los maltratos a que hago referencia se encuentran los siguientes: gritar, ridiculizar, insultar o humillar a la persona cuando se encuentra sola o en presencia de otras personas, se le asignan objetivos o proyectos con plazos inalcanzables, realizan bromas de mal gusto, sobrecargan selectivamente a la persona con trabajo, castigan duramente a la persona o impiden cualquier toma de decisión o iniciativa personal en el marco de sus responsabilidades y atribuciones, difaman a la persona, extendiendo por la empresa rumores maliciosos o calumniosos que perjudican su reputación, su imagen o su profesionalidad, tratan de manera diferente o discriminatoria, usan medidas exclusivas contra la persona, le quitan responsabilidad y le ofrecen a cambio tareas sin interés o incluso ningún trabajo que realizar.


Ahora bien, sin darnos cuenta las consecuencias de las acciones anteriormente mencionadas nos producen inseguridad y falta de confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades profesionales, pasamos por un proceso de desvaloración personal, desarrollamos cierto tipo de culpabilidad, comenzamos a creer que realmente cometimos errores, fallos e incumplimientos, podemos recaer en algún tipo de enfermedad física o trastornos de insomnio, ansiedad, estrés, fatiga e incluso depresión.
El maltrato laboral, es un problema serio que requiere atención, es por eso que como abogada, les recomiendo que en caso de que te encuentres en esta situación realices lo siguiente:


1.- Actúes pronto y tomes las medidas necesarias para que lo detengas, es decir, confronta al acosador de forma profesional y clara.
2.- Sé fuerte y valora tus propias capacidades creyendo en ti mismo.
3.- Busca el apoyo en tus seres queridos, familiares, pareja y amigos.
4.- Denuncia ante las autoridades judiciales competentes.
5.- Busca ayuda dentro de la empresa y solicita cambio de área.
6.- Consulta a un psicólogo para que certifique tu estado de salud deteriorado a raíz del acoso laboral y puedas recibir algún tipo de terapia.

Por último, en caso de que te encuentres en esta situación asesórate de un especialista y denuncia, pues la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha fijado diversos criterios y vías legales a las que puedes acudir, no permitas que tus derechos humanos sean vulnerados.


“Todos los seres humanos, sea cual sea su cultura o pasado histórico, sufren cuando son intimidados, encarcelados o torturados. Debemos, por tanto, insistir en un consenso global, no solo por la necesidad de respetar los derechos humanos en todo el mundo, sino también por la definición de esos derechos, porque es inherente en todos los seres humanos anhelar la libertad, igualdad y dignidad”


Dalai Lama

Descargar artículo completo