Nueve tips para nuevos abogados

Fecha: 07/11/2017
Escrito por: Lic. Adriana Cancino Villegas

 

¿Te acabas de graduar de la carrera de Derecho y apenas comienzas tu etapa laboral? Entonces no puedes perderte los acertados consejos que la Lic. Adriana Cancino nos comparte este mes. 

 

 

Nueve tips para nuevos abogados

 

Te acabas de graduar como abogado, aceptaste una oferta y estás listo para emprender tu carrera profesional. Pero aunque parezca que todo irá perfecto a partir de aquí, la verdad es que tienes un largo camino por recorrer y mucho que seguir aprendiendo.

 

La buena noticia es que no hay mejor tiempo que ahora para empezar a trabajar en tu futuro, y que mejor que compartirte algunos puntos que aprendí como abogada experimentando esta etapa inicial.

 

1.- Dar antes de recibir.

 

La mejor manera de desarrollar relaciones laborales sobresalientes es que pienses proactivamente en desarrollar técnicas y/o formas de ayudar a los demás. Te sorprenderás cuánto te puede ayudar a ti mismo el preguntarte constantemente cómo ayudar a otras personas, desarrollando la mejor cualidad de los buenos abogados: la empatía.

 

2.- Encuentra tu especialidad dentro de una especialidad.

 

La mejor cosa que un joven abogado puede hacer es encontrar un área dentro del mundo del derecho en la que pueda especializarse y principalmente que le guste esa rama. Esto hará que en tu corporativo jurídico te vean con mayor valor además de ser una pieza esencial para determinados clientes y asuntos.

 

Por ejemplo, convertirte en experto en tipos específicos de leyes de impuestos, nacionales o municipales, o bien poderte enfocar en el área de bienes inmuebles. Esto hará que tu valor profesional se incremente considerablemente.

 

3.- Piensa como el propietario de la empresa.

 

Siempre ten en mente que 1) La práctica de la ley también es un negocio. 2) Tus clientes son también tus consumidores. 3) Tu nombre es tu marca. Por lo tanto, trata a tus clientes, adversarios y contactos cómo quieres ser tratado y el resto vendrá en consecuencia.

 

4.- Usa tus habilidades como Millennial para agregar valor.

 

Da un paso atrás y ponte en el lugar de un socio de la firma de abogados para vislumbrar lo que realiza y así poder aportar algo nuevo y ser auténtico.

 

En vez de estar en la banca por años, agrégate valor ya. Mejora la parte social, emprendedora y creativa del despacho o ayuda a manejar su reputación en línea. Eso dejará impresionado a tu jefe antes de que se impresione por cualquier otra cosa que hagas.

 

5.- Evalúa tus intereses.

 

Ser un abogado involucra una búsqueda constante por aprender aparte de tu carga de trabajo laboral. Así es que en el “tiempo libre” de tu jornada laboral te recomiendo seguir investigando leyes, actualizaciones, noticias y negocios referentes a tu desenvolvimiento o actividades laborales encomendadas o bien si estás practicando en una industria que te interesa naturalmente.

 

6.- Tu reputación lo es todo.

 

Toma años en construir una gran reputación y un segundo en destruirla. Lo he visto una y otra vez. Tu reputación es tu moneda de cambio. Protégela de la misma manera en la que protegerías a un hijo o en mi caso a un familiar. Cuida lo que haces e interésate en la mejor forma de ser percibido. En esta profesión el prestigio lo es todo.

 

7.- Haz preguntas.

 

No tengas miedo de hacer preguntas, ya sean acerca de la misma firma o de la profesión que elegiste. Muchos jóvenes abogados piensan que el admitir que no saben ciertas cosas demuestra debilidad. La verdad es que los abogados de mayor antigüedad no esperan que los abogados recientemente egresados sepan mucho de todo, y cada abogado preferiría que pregunten lo que pareciera una “pregunta tonta” que rehacer horas y horas de trabajo. Y en realidad nunca dejamos de aprender, pues nuestra carrera se basa en el análisis, estudio y actualización de información constante.

 

8.- Ten paciencia.

 

Ésta es una de las cualidades más importantes en nuestra carrera, pues en un principio nada será fácil y podremos tropezarnos con errores. Sin embargo, es importante no olvidar que todo tiene solución. Que habrán días que no logremos descansar por la presión de las labores encomendadas o bien que los resultados no se vean reflejados de manera inmediata y para ello se requiere tener paciencia.

 

9.- Se persistente.

 

Nada llega por sí solo, ni el conocimiento, ni las oportunidades y mucho menos el éxito profesional. Es por eso que te invito no rendirte, a crear objetivos a corto plazo y a estar dispuesto a levantarte una y otra vez hasta lograrlos; en pocas palabras, a nunca ser conformista.

 

Descargar artículo completo