Abogados en Puebla

Ofrecemos servicios jurídicos de excelencia en defensa legal (litigio), asesoría y consultoría jurídica, elaboración de contratos nacionales o internacionales, gestiones ante distintas dependencias de gobierno, mecanismos alternativos de solución de controversias, procedimientos concursales, migratorios, de propiedad industrial, entre otros.

Ver más

Nuestros servicios

Presidente fundador

presidente-fundador

El Lic. Ernesto Martínez Clerke es abogado egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en donde ha impartido las cátedras de Derecho Romano, Mercantil y Civil. En su trayectoria profesional, destaca su participación en diversos foros de prestigio nacional y mundial, tanto en países europeos como en Canadá y los EEUU, en temas como Juicio de Amparo, Derecho Sucesorio, Axiología Jurídica, Derecho de la Propiedad Intelectual, Litigio, Mediación, Negociación y Tratados Internacionales, Derecho Público y Privado, Electoral y Derechos Humanos.

Ver más

Artículos de opinión

  • 10.08.2018 Los caminos sinuosos de la aplicación de la ley y la justicia
    La abogada Angélica Sesín y Álvarez escribe que el camino hacia la correcta impartición de la justicia no avanza a menudo en línea recta. Múltiples obstáculos se interponen. Y la solución no es tan simple como parece en los discursos y políticas oficiales.   Los caminos sinuosos de la aplicación de la ley y la justicia   Uno de los enormes pendientes en nuestro país y en concreto en nuestro estado, Puebla, es la crisis de credibilidad derivada de la deficiente aplicación de la ley y de la justicia que nos coloca en un interminable círculo vicioso en detrimento de la confianza ciudadana.   Es por ello que pese a los cambios observados en los esquemas de procuración de justicia, modificando desde el nombre y dotando de autonomía a la “nueva” Fiscalía General del Estado de Puebla, por citar el ejemplo más cercano, no se registra un incremento en lo único que puede hacer una diferencia real: resultados y el abatimiento correspondiente de los índices alarmantes de impunidad.   Porque para nadie es un secreto que el bajísimo porcentaje de casos de éxito en esta materia es, además de la pésima imagen que nos acarrea a nivel internacional, un aliciente para que los delitos y faltas a la ley se cometan día tras día, dado la reducida posibilidad de recibir la sanción debida. Tener una efectividad inferior al cinco por ciento es el caldo de cultivo ideal para la perpetuación del delito.   En mi experiencia como penalista he tenido la oportunidad de atestiguar esfuerzos institucionales y personales orientados en el discurso a lograr una verdadera transformación que, sin embargo, se estrellan una y otra vez contra el muro de las inercias y los vicios que han invadido tanto a las anteriormente llamadas procuradurías como a la tarea de impartición de justicia que dependen del poder judicial.   Ese sistema al que nos referimos, ha dejado de lado los principios y reglas en perjuicio de los intereses de la sociedad, olvidando la obligación ética de alcanzar la armonía en el derecho, que no es otra cosa, que entrelazar el derecho penal, el derecho procesal y los derechos fundamentales, con el noble propósito de conseguir la equidad en sus resoluciones, sin violentar ningún precepto.   En teoría, la justicia que debería de ajustarse a la verdad, dando a cada quien lo que le corresponde ajustado a derecho, en la realidad de los ministerios públicos y los juzgados se transforma en su opuesto, y no porque lo dicho a la letra no sea claro, sino porque se anteponen intereses de toda índole, personales, económicos, políticos, religiosos y sociales.   Y es que si bien es cierto que la justicia, la legalidad y la ley van entrelazadas, partiendo de que la ley establece las directrices que debemos seguir al vivir en una colectividad, la legalidad nos dice que esa ley que se dictó esta correcta, mientras que la justicia depende de su aplicación de manera exacta, es importante saber cómo opera la legalidad en una cuestión práctica, porque la legalidad siempre estará en la ley, pero la ley no siempre tiene legalidad.   Lo anterior se plantea por las evidentes carencias que tiene la Fiscalía de Puebla en el manejo y la aplicación de esa tríada que menciono, ya que en el modelo anterior (como Procuraduría) funcionaba como un triángulo, es decir, con una persona al mando y cinco o seis personas de apoyo, que ahora se intenta hacer funcionar al revés, con muchas personas dando instrucciones y muy pocas realizando el trabajo que la organización requiere.   En conclusión, no todos los cambios son virtuosos. Con frecuencia se cambia para peor.
    Ver más
  • 06.06.2018 Derecho y fútbol
    La licenciada Mariel Cortez nos llama a reflexionar acerca de la importancia de las reglas en todas las actividades humanas, como la única garantía posible de una convivencia armónica y civilizada. También nos invita a apoyar a nuestra selección nacional de fútbol.   Derecho y fútbol   El profesor inicia su clase con una pregunta: ¿qué es lo más importante en el fútbol? Un alumno responde que los jugadores, porque sin ellos no hay fútbol. Respuesta incorrecta. Otro indica que el balón, porque sin balón no se puede practicar ese deporte. Respuesta incorrecta también. El resto va mencionando la cancha, la portería, el público...   El profesor coincide en que todos esos factores son importantes pero ninguno es lo más importante. La respuesta correcta es: lo más importante para jugar al fútbol son las reglas. Eso es lo básico para la práctica de ese y de los demás deportes. De hecho, las reglas son indispensables en prácticamente todos los quehaceres humanos, en todos los aspectos de la vida cotidiana.   Y esa lección acerca de la importancia de las leyes, que dejó una huella profunda en los alumnos, adquiere nueva vigencia no solamente por la proximidad del Mundial de Rusia que está por comenzar sino por la jornada electoral que los mexicanos tendremos el próximo primero de julio para renovar desde la presidencia de nuestro país, así como los congresos estatales y federales, hasta alcaldías y gubernaturas en varios estados de la república, como Puebla.   Así que en las próximas semanas deberemos estar muy atentos a los partidos de la selección mexicana de fútbol, con la aspiración nacional de que mejore sus anteriores desempeños. Dada la popularidad del fútbol, prácticamente todos los mexicanos estaremos muy pendientes del televisor para seguir los pormenores del mundial, confiando en que los árbitros aplicarán con justicia el reglamento.   Sin embargo, retomando la lección del profesor, lo más importante para cada uno de nosotros estará realmente en juego el primer domingo de julio, cuando tendremos la oportunidad de acudir a las casillas de votación para sufragar a favor de alguna de las opciones que aparecen en las boletas, confiando también en que los contendientes y las autoridades respetarán y harán respetar las leyes correspondientes.   En ese sentido, en las siguientes semanas tendremos la oportunidad de valorar la importancia de nuestro voto para la construcción de un país que, antes que ninguna otra cosa, necesita de leyes, normas y reglamentos que le den certidumbre y confianza a sus habitantes. Ojalá que al momento de votar tengamos todos muy presente la enseñanza del profesor: sin reglas claras (es decir, sin Estado de derecho) ninguna actividad social es posible. Y mientras tanto, disfrutemos del Mundial de Rusia, apoyando con todo el entusiasmo y las mejores vibras a nuestra selección.
    Ver más
  • 08.03.2018 XXI, el siglo de las mujeres
    La licenciada Mariel Cortez plantea en su texto que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer se convierta en el impulso definitivo, que profundice y amplíe, a plenitud, el ejercicio de los derechos de la población femenina, una tarea impostergable para todos.
    Ver más
Ver todos los artículos